La Letras Hebreas

CURSO DE TAROT THOT
MÓDULO II. LA “SANTA QABBALAH”.
CLASE VIII. LAS LETRAS HEBREAS.

“Según la Cábala al crear las letras Dios fue pronunciando el nombre de las cosas. Por tanto, cada letra está relacionada con el descenso de las inteligencias divinas y encierra en sí un poder infinito”.

Cuando pronunciamos un sonido en lugar de otro trastocamos y cambiamos la creación que está basada en un sutil equilibrio vibratorio. De la misma manera cuando oramos, esta es una manera enérgica y activa de agitar las esferas intermedias que separan al hombre de Dios.
Los cabalistas, ya se propongan especular sobre el significado de los textos divinos o intenten actuar sobre el orden cósmico del universo, siempre recurren a instrumentos como el cálculo y el número.

El alfabeto hebreo está compuesto de 22 letras. El orden de estas letras no obedece a un criterio arbitrario. Su orden obedece a un rango que expresa su valor numérico. Cada letra es un jeroglífico que simboliza, por su forma y su significado, las relaciones con las otras letras. Las veintidós letras se pueden dividir en tres grandes grupos:

Las letras Madres. Estas son tres. Aleph, Mem y Shinx. De estas tres proceden todas las demás. Estas tres letras Madres representan los fundamentos y encierran el secreto insigne. Este gran secreto fue sellado y grabado por medio de tres anillos de los cuáles proceden el fuego, el aire y el agua.

Las letras Dobles. En este grupo están siete letras: Beth, Ghimel, Daleth, Kaf, Pe, Resch y Tau. Se las considera dobles por que expresan dos sonidos; uno positivo y fuerte y otro negativo y suave. Estas corresponden al mundo intermedio inteligible. En este mismo orden su significado corresponde a Vida, Paz, Ciencia, Riqueza, Gracia, Simiente y Dominación. Al ser dobles llevan en sí la posibilidad de transformarse y permutarse en sus significados opuestos.
Así la ciencia puede convertirse en ignorancia, la riqueza en pobreza, la gracia en abominación, la simiente en esterilidad, el dominio en esclavitud. Al mismo tiempo corresponden a los siete astros.

Las letras Simples. Las otras 12 letras restantes son Hé, Vau, Zain, Heth, Teth, Yod, Lamed, Nun, Samek, Ain, Tsade y Qof. Estas corresponden al mundo sensible.
En el mismo orden su significado corresponde a la vista, el oído, el olfato, la palabra, la nutrición, el coito, la acción, la locomoción, la cólera, la risa, la meditación y el sueño.

Partiendo de estas doce letras simples Dios creó los doce signos del universo, los doce meses del año y las direcciones del año. Estas doce letras simples también se corresponden con los doce términos del mundo: Noroeste, Sudeste, El Este alto, el Este profundo, Noroeste, Sudoeste, Oeste alto y Oeste profundo, Sur alto, Sur profundo, Norte Alto y Norte profundo.

Según los cabalistas las 22 letras del alfabeto hebraico ayudan a los sabios de Dios a interpretar las Sagradas Escrituras. Se trata de analizar cada palabra y luego sintetizar su significado.
Cada vocablo revelará una verdad especial.

En cada letra podemos encontrar tres cosas distintas: un jeroglífico, un número y una idea. Partiendo de estos tres elementos se pueden combinar sus significados e interpretarlos. En la medida en que cada letra es un poder, está relacionada con las fuerzas creadoras del Universo. Cada una de ellas evoluciona en tres mundos: el físico, el mental y el astral.

Por tanto, cada letra es punto de partida y de llegada para una multitud de correspondencias. Al combinar las palabras del alfabeto hebreo se actúa sobre el Universo. De aquí su utilización en las ceremonias mágicas.
Cada letra es una potencia activa. Cuando las agrupamos, teniendo en cuenta una serie de normas de carácter místico, creamos con ellas verdaderos centros de fuerzas activas, capaces de actuar de manera eficaz bajo la tutela humana. En la Cábala adquiere, por tanto, una importancia muy grande el estudio de los nombres divinos. Cada uno de estos expresa una cualidad específica de Dios. Por intermedio de ellos podemos actuar sobre el Universo. Al estudiar los nombres divinos centramos nuestra atención en los siguientes aspectos:
Las cualidades específicas que posee cada nombre.
Las correspondencias de los nombres con las fuerzas de la naturaleza: Ehie, Iah, Jehová, El, Eloha, Elohim, Tetragrámaton / Saboath, Shadai, Adonai.

Las letras hebreas nos muestran cada una de las vías místicas que unen a las sefiroth del Árbol de la Vida. Estas veintidós letras ideográficas corresponden a los tres mundos:

Mundo Superior: Las letras Madres.
Mundo Mediano: Las letras Dobles.
Mundo Inferior: Las letras Simples.

Los Arcanos Mayores corresponden a éstas letras llamándose ATU a cada uno de ellos. ATU es casa o llave (en Egipcio Antiguo). Las veintidós letras son, entonces, las veintidós casas de la sabiduría. Cada ATU es una selección cuidadosa de hechos utilizados para un propósito mágico. En ellos se intenta reunir en un símbolo pictórico el máximo posible de aspectos útiles de la idea, mediante cada atribución: forma – color – uso – correspondencia.

Significado de las Letras del Alfabeto Hebreo.
א “Verdad, risa, lujuria: Loco Sagrado del Vino! Velo dilacerado,
Locura lasciva es iluminación sublime”.
ALEPH. Primera letra del alfabeto hebreo. Se corresponde con el primer nombre de Dios: Eheieh, que encarna “la divina esencia”. Posee un valor numérico de 1. Pertenece al mundo invisible o mundo angelical. Domina sobre los ángeles que están revestidos de la santidad. Hace parte del mundo del infinito, el Ain Sof. Su atributo es Kheter, la Corona. Se lo llama a aquel que no puede ser visto a causa de su elevación. Es el punto central, el principio abstracto de una cosa. Está en el grupo de las Letras Madres. Dios del Infinito.
El ARCANO O: “EL LOCO” es atribuido a esta letra: Aleph, que significa Buey, aunque su forma representa una reja de arado (significación primordialmente fálica). Es la primera de las letras Madre: elemento Aire. Representa la fuente de todas la cosas. Es el Cero Cabalístico, la Ecuación del Universo, el equilibrio inicial y final de los opuestos. El Aire como quinta-esencia, el vacío.
ב “La Palabra de la Sabiduría teje la tela de la mentira,
Une Infinidades irreductibles”.
BETH. Segunda letra del alfabeto hebreo. Hace parte de la serie de las letras dobles. Su valor numérico es el 2. Se corresponde con el segundo nombre divino: Bachour, que significa claridad y juventud. Pertenece al mundo angelical e invisible junto con las diez primeras letras. Impera sobre los ángeles de segundo orden, es decir sobre los querubines por intermedio de los cuáles Dios ordena el caos.
Esta letra simboliza la virilidad, la protección paternal, el reconocimiento, la acción interna. De manera conjunta con la primera letra, Aleph, expresa todas las ideas del progreso y adelanto gradual. Dios de la Sabiduría.
El ARCANO I: “EL MAGO” se refiere a Beth, que significa casa. El Mago (Mercurio) es el camino que conduce de Kether a la Viña, la Comprensión. Así él es el mensajero de los Dioses, representando precisamente el Lingam, la Palabra de creación cuyo discurso es el silencio.

ג “Madre, doncella de la luna, compañera de juegos, novia del Padre;
Ministro-Ángel de Dios para todo hombre”.
GIMEL. Tercera letra del alfabeto hebreo. Su valor numérico es 3. Hace parte del grupo de las letras dobles. Corresponde al tercer nombre de Dios: Gadol, que significa magno. Domina sobre los ángeles Aralim, que son grandes y fuertes. En el Árbol de la Vida se identifica con Viña, la inteligencia. Gimel significa garganta y por extensión todo lo que es hueco. Sirve para expresar todas las nociones relacionadas con el mundo corporal o la envoltura orgánica. Dios de la Retribución.
El ARCANO II: LA ALTA SACERDOTISA se refiere a la letra Gimel, que significa Camello. Su sendero es la conexión directa del Padre en su aspecto más elevado y del hijo en su manifestación más perfecta. Este camino está en el equilibrio exacto, en el pilar del medio. Aquí se encuentra la más pura y más exaltada concepción de la Luna (en el otro extremo de la escala está el Atu XVIII La Luna).

ד “Belleza, exhibe tu Imperio! La verdad encima del
Alcance del Pensamiento: la totalidad del mundo al Amor”.
DALETH. Cuarta letra del alfabeto hebreo. Valor numérico: 4. Equivale a la D de nuestro alfabeto. Su equivalente en el Árbol de la Vida es Chesed, la bondad. Forma parte del grupo de las letras dobles. Se corresponde con el nombre divino Dagul que significa “el insigne”. Daleth se traduce como pecho, seno. Es el origen de toda existencia física. Simboliza la abundancia de riquezas y toda sustancia nutritiva.
Dios de las Puertas de la Luz.
El ARCANO III: LA EMPERATRIZ es atribuido a Daleth que significa puerta. Es el camino que conduce de Chokmah a Binah, uniendo el Padre a la Madre. Daleth es uno de los tres caminos que están completamente encima del Abismo: La formula fundamental del Universo es el Amor.

ה “Nuit, nuestra Señora de las Estrellas! Evento
Es todo Tu juego, sublime Experimento!”
HAI. Quinta letra del alfabeto hebreo. Su valor numérico es el 5. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al quinto nombre de Dios: Hadom, que significa majestuoso, bello.
Hai simboliza todo lo que da vida, es el aire y la existencia. Es la vida universal. Encarna el aliento, el espíritu, el alma del Hombre.
A nivel gramatical hace las veces de artículo que refuerza el significado de las cosas. Domina sobre el ángel Seraphin por medio del cual Dios ha creado los elementos.
Dios de Dios.
El ARCANO XVII: LA ESTRELLA (Crowley) es atribuido a la letra Hé (egipcio), ventana. Ocupa el sendero desde Netzach(7) a Yesod (9)

ו Sabiduría a cada uno proporcional a su necesidad
Por modalidades de Luz, vierte, gran Hierofante
WAW. Sexta letra del alfabeto hebreo. Tiene un valor numérico de 6. Su equivalente en el Árbol de la Vida es Tiphareth, la belleza, el sol, el resplandor. A esta letra se la conoce tambien como Vav y Vau. Domina sobre los ángeles denominados Malakim, o coro de las virtudes, por medio de los cuáles Dios ha creado los metales y todo lo relacionado con el mundo mineral. Dios Fundador.
El ARCANO V. EL HIEROPHANTE se refiere a la letra Vau, que significa clavo, siendo que nueve clavos aparecen en lo alto de ella, los cuales sirven para fijar.

ז A cada uno su Comprensión realmente descubre
Sin palabras: su modo, Gemelos y Amantes inmortales!
ZAIN. Séptima letra del alfabeto hebreo. Equivale a la Z de nuestro alfabeto. Tiene un valor numérico de 7. Forma parte del grupo de las letras simples. Equivale a Netzach en el Árbol de la Vida. Se la representa con la imagen de una flecha. A nivel gramatical ejerce las funciones de enlace de unas cosas con otras.
Esta letra domina sobre el séptimo orden de los ángeles, denominados los Principados o hijos de Elohim, por medio de los cuáles Dios ha creado las plantas y todo lo relacionado con el mundo vegetal. Significa silbido, o todo sonido que penetre y se expanda por el aire. Comprende todo lo que se va hacia un punto determinado.
Dios Fulgurante.
El ARCANO VI. LOS AMANTES se refiere a Zain, que significa espada: instrumento de división, en el mundo intelectual, el análisis. Ocupa el sendero de Binah (3) a Tiphareth (6).

ח “Contempla, el Carruaje! A través del agua fluye
El Santo Grial, vida y éxtasis, del Vino y de la Sangre!”
HETH. Octava letra del alfabeto hebreo. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al octavo nombre de Dios, Chased, que significa misericordioso. Domina sobre el octavo orden de los ángeles o hijos de Dios el coro de los arcángeles y Mercurio, por medio de los cuáles Dios ha creado los animales y todo lo relacionado con el reino animal.
Su equivalente en el Árbol de la Vida es Hod, la alabanza. Su valor numérico es 8. Es símbolo de la existencia elemental y de la aspiración vital. A nivel gramatical ocupa un lugar intermedio entre el signo de la vida absoluta y la vida relativa.
Dios de la Misericordia.
El ARCANO VII. EL CARRO se refiere a Cheth (o Heth para los judíos) que significa Cerca, representando el camino que conduce de la Grande Madre Binah a Geburah, siendo así la influencia de las energías Superiores a través del velo del Agua (que es sangre) sobre la energía del hombre, inspirándola.

ט “La Serpiente-León genera Dioses! Tu trono
La exuberante Bestia, nuestra Señora Babalón!”
TEHT. Novena letra del alfabeto hebreo. Su equivalente en el Árbol de la Vida es Yesod. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al noveno nombre de Dios, Tehor, que significa mundo de lo puro.
Teht se traduce como asilo, refugio que el hombre busca para protegerse. A nivel gramatical denota también resistencia, protección. Domina el noveno orden de los ángeles que anteceden el nacimiento de los hombres. Su valor numérico es 9. Se la representa como un muro erigido para guardar algo valioso y para protegerlo de los peligros. Dios de la Bondad.
El ARCANO XI. EL DESEO se refiere a Teth, que significa Serpiente. El camino que corresponde a esta carta no es la Fuerza de Geburah, sino la influencia proveniente de Chesed sobre Geburah, el camino equilibrado tanto vertical como horizontalmente en el Árbol de la Vida; es la alegría de la fuerza ejercida. Se trata del vigor y el arrebatamiento del vigor.

י “Sumamente secreta semilla de todo el plano-serpiente de la Vida,
Virgen, el Eremita va, mudo Guardián”.
YOD. Décima letra del alfabeto hebreo. Equivale a la J de nuestro alfabeto. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al décimo nombre divino Iah que significa Dios. Su equivalente en el Árbol de la Vida es Malkuth, la Tierra. Aquí termina el límite del mundo angelical. Por su mediación los seres humanos reciben la inteligencia, la influencia activa y el conocimiento de las cosas divinas.
Dios del Principio.
El ARCANO IX. EL HIEROPHANTE refiere a Yod, Mano. La herramienta o instrumento por excelencia (que está en el centro de la ilustración de la carta. La Letra Yod (fuego secreto) es el fundamento de todas las otras letras del alfabeto hebreo, que son meramente combinaciones de ella en maneras variadas. Es la primera letra del nombre Tetragrámaton y este simboliza al Padre, que es Sabiduría, el Creador de todos los mundos

כ Acelerada por sus energías triples, la Rueda
De la Fortuna gira: su Eje, inmóvil.
CAF. Décimo-primera letra del alfabeto hebreo. Corresponde al nombre divino de Caph, que significa poderoso. Forma parte del grupo de las siete letras dobles. A partir de esta letra entramos en el mundo de lo visible. Tiene un valor numérico de 20. Caf es la causa primera que origina el movimiento del mundo. Se la suele representar con la imagen de un príncipe de dos caras. Se la identifica con Metratón, la primera inteligencia soberana y segunda persona de la Trinidad. Se dice que a través de Metratón Dios habló a Moisés. Dios Inmutable.
El ARCANO X. LA FORTUNA corresponde a la letra Kaph, palma de la mano, en cuyas líneas, de acuerdo a los Bohemios, se puede leer la fortuna. Como Júpiter, es el elemento suerte y el factor incalculable. Es el camino que conduce de Chesed (4) a Netzach(7).

ל “Ajuste! El ritmo se retuerce a través de cada acto.
Salvaje es la danza: su equilibrio es exacto”.
LAMED. Décimo-segunda letra del alfabeto hebreo. Su valor numérico es el 30. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al nombre divino de Lumined, que significa iluminado, docto. Lamed significa extensión. Se refiere a todo lo que se eleva por sí mismo desplegando su propia naturaleza. También se la identifica con las nociones de reunión, coincidencia, dependencia y dirección. Se la suele representar con la imagen de un hombre y el ala de un pájaro.
Dios de las treinta vías de la sabiduría.
El ARCANO VIII. EL AJUSTE refiere a Lamed. Junto a Aleph constituyen la llave secreta del Libro de la Ley. Une el sendero de geburah y tiphareth.
מ “En las Profundidades de la Madre del Océano el Hombre-Dios
Cuelga, Lámpara del Abismo Aeoniano”.
MEM. Décimo-tercera letra del alfabeto hebreo. Equivale a la M de nuestro alfabeto. Forma parte del grupo de las letras madres. Corresponde al nombre divino Meborak, que significa bendito. Tiene un valor numérico de 40. Mem es la inteligencia regente de Júpiter. También rige sobre la esfera de Marte. Se dice que recoge las influencias de Dios para trasmitirlas a las inteligencias del quinto orden. Dios Arcano.
El ARCANO XII. EL COLGADO, es atribuido a esta letra que representa el elemento Agua. Es la función espiritual del agua en la iniciación, es un bautismo que también es una muerte
נ “Águila, y Serpiente, y Escorpión! La Danza
De la Muerte turbulenta Vida de Transe a Transe a Transe”.
MM. Décimo-cuarta letra del alfabeto hebreo. Equivale a la N de nuestro alfabeto. Tiene un valor numérico de 50. Corresponde al nombre divino Nun Norah, que significa formidable. Forma parte del grupo de las letras simples.
MM significa el hijo del hombre y por extensión todo hombre individualizado y distinto. Cuando se coloca esta letra al final de una palabra denota aumento o extensión. Gobierna el séptimo cielo, el del planeta Venus. Dios de las cincuenta puertas de luz.
El ARCANO XIII. LA MUERTE es atribuido a la letra Nun, que significa pez, o símbolo de la vida en las aguas, la vida moviéndose a través de las aguas.
ס Disuelve, coagula! Por V.I.T.R.I.O.L. mostrado,
La Tintura, el Elixir, y la Piedra.
SAMECH. Décimo-quinta letra del alfabeto hebreo. Su valor numérico es de 60. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al nombre divino de Samek, que significa fúlgido, firme. Este es el octavo nombre de Dios: Samech, significa sisear. Se la suele representar con la imagen del arco cósmico cuya cuerda silba en el arco de la Humanidad. A nivel gramatical da la idea de movimiento circular. Su esfera es la de Mercurio. Dios Radiante.
El ARCANO XIV. EL ARTE refiere a esta letra.
ע “Sobre las cumbres el Buey-Dios
Salta en lujuria salvaje de éxtasis libre”.
AIM. Décimo-sexta letra del alfabeto hebreo. Su equivalente es la letra E de nuestro alfabeto. Tiene un valor numérico de 70. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al nombre divino de Hazaz, que significa “el fuerte”.
Aim significa oír. Es el símbolo de todos los ruidos y sonidos indistinguibles. Se la representa con la imagen del órgano auditivo. A nivel gramatical da la idea de los sentidos materiales, la imagen del vacío y de la nada. Se la asocia a todo lo contrahecho, maléfico y perverso. Rige en el noveno cielo, el de la Luna. Dios de la Súplica.
El ARCANO XV. EL DIABLO es atribuido a la letra Ayin, que significa Ojo. En el Árbol de la Vida, los Atu XIII y XV están simétricamente dispuestos. Conducen de Tiphareth, la conciencia humana, a las esferas en la cuales Pensamiento (por un lado) y Éxtasis (por otro) son desenvueltos. Entre ellos el Atu XIV conduce, de modo semejante, a la esfera que formula la Existencia
פ “Boca, grita! Desencapucha los Halcones! El estruendo
De Universos destruyéndose en la Guerra!”
PEI. Décimo-séptima letra del alfabeto hebreo. Equivale a la P de nuestro alfabeto. Tiene un valor numérico de 80. Forma parte del grupo de las letras dobles. Corresponde al nombre divino de Phodé, que significa el redentor.
La letra Pei simboliza la expresión por medio de la cual el hombre se da a conocer al mundo exterior. Está relacionada con los medios externos y visibles por los que el espíritu se manifiesta. También está vinculada al elemento aire, regido por un querubín y varias subórdenes. Dios Elocuente.
El ARCANO XVI. LA TORRE es atribuido a la letra Pé que significa boca y ocupa el sendero que conduce de Netzach (7) a Hod (8) en el Árbol de la Vida.
צ “Genitor e iniciante, Emperador y Rey
De todas las cosas mortales, salve el señor de la Primavera!”
TZADDI. Décimo-octava letra del alfabeto hebreo. Tiene un valor numérico de 90. Forma parte del grupo de las letras simples. Corresponde al nombre divino Tsedek, que significa justo. La letra Tzaddi significa dardo o anzuelo. Se la relaciona con los objetivos cumplidos. Es el signo de la protección, encargado de guiar desde arriba. Gobierna el otoño (del hemisferio Sur). Dios de Justicia.
El ARCANO IV. EL EMPERADOR refiere a Tzaddi, idea de autoridad: TZ o TS, sugiere eso en su forma original onomatopéyica del lenguaje. Es derivado de las raíces del sanscrito significando Cabeza y Edad; es encontrado en las palabras Caesar, Tsar, Sirdar, Senate, Señor, Signor, Señor, Seigneur. Ocupa el sendero de Chokmah (sabiduría) a Tiphareth (Belleza).
ק “Luna-hechicera, sobre tu seno de sangre libre
el admirable Banco profético del Escarabajo de la Media-noche!”
QOPH. Décimo-novena letra del alfabeto hebreo. Tiene un valor numérico de 100. Forma parte del grupo de letras simples. Corresponde al nombre divino Kodesh, que significa santo.
La letra Qoph significa literalmente mono. Se la relaciona con la conciencia sublime. De cierta manera es la etapa evolutiva que hemos dejado atrás. Está vinculada al elemento Tierra, habitado por gnomos. Rige en invierno sobre el Norte.
Dios de Rectitud.
El ARCANO XVIII LA LUNA es atribuido a la letra Qoph que significa nuca y está vinculada a las potencias del cerebelo. Ella une a las esferas terrestres de Netzach con Malkuth, la culminación en la materia de todas las formas superiores

ר “Sol, nuestro Padre! Alma de Vida y Luz,
Ama y juega libremente, sagrado en Tu visión!”
RESICH. Vigésima letra del alfabeto hebreo. Tiene un valor numérico de 200. Forma parte del grupo de letras dobles. Corresponde al nombre divino que se traduce como Emperador. La letra Resich significa literalmente cabeza. Se la relaciona con la independencia y la iniciativa propia. Indica movimiento individual, determinación. Se la relaciona con el principio de toda vida animal. Dios Supremo.
El ARCANO XIX. EL SOL es asignado a la letra Resh que significa cabeza.
ש “Nuit, Hadit, Ra-Hoor-Khuit! El Aeon
De la Hija Gemela! Exulta, ó Empíreo!”
SHEIN. Vigésimo-primera letra del alfabeto hebreo. Tiene un valor numérico de 300. Forma parte del grupo de las letras madres del alfabeto. Corresponde al nombre divino Shadai, que significa omnipotente y también Dios Todopoderoso. La letra Shein significa movimiento leve y sonidos suaves. A nivel esotérico simboliza parte del arco de la cual sale la flecha silbando. Se la relaciona con la duración relativa y el movimiento. Se le atribuye el segundo principio divino, el que constituye el origen de todas las sustancias vegetales. Dios Salvador.
El ARCANO XX. EL AEON es asignado a Shin que significa diente, la destrucción por el fuego.
ת “La Nada se torna Todo para realizar la extensión
De la nada, ó Universo perfecto de Padre”.
TAW. Vigésimo-segunda y última letra del alfabeto hebreo. Tiene el valor numérico de 400. Forma parte del grupo de las siete letras dobles. Corresponde al nombre divino Teshinah, que significa poseedor de la gracia.
La letra Taw significa reciprocidad. Se la relaciona con la simpatía y la perfección. Es equivalente al microcosmos y al tercer principio divino que es el origen de todo lo que ocurre en el reino mineral. Los antiguos egipcios veían en esta letra el símbolo del Alma Universal. Esta letra es además el símbolo del hombre como culminación de todo lo existente. Dios fin de todas las cosas.
El Arcano XXI. El Universo es atribuido a Tau que significa la Señal de la Cruz. Esta letra en el Árbol de la Vida aparece como una emanación de la Luna de Yesod, o fundamento del Árbol y representativa del proceso reproductivo y del equilibrio entre cambio y estabilidad. La influencia del camino desciende sobre la Tierra, Malkuth, la hija. Aleph es el fluido negativo para la manifestación, el Universo es esta manifestación, su propósito es cumplido, pronto para retornar.

א Verdad, risa, lujuria: Loco Sagrado del Vino! Velo dilacerado,
Locura lasciva es iluminación sublime.
ב La Palabra de la Sabiduría teje la tela de la mentira,
Une Infinidades irreductibles.
ג Madre, doncella de la luna, compañera de juegos, novia del Padre;
Ministro-Ángel de Dios para todo hombre.
ד Belleza, exhibe tu Imperio! La verdad encima del
Alcance del Pensamiento: la totalidad del mundo al Amor. צ Genitor e iniciante, Emperador y Rey
De todas las cosas mortales, salve el señor de la Primavera!
ו Sabiduría a cada uno proporcional a su necesidad
Por modalidades de Luz, vierte, gran Hierofante.
ז A cada uno su Comprensión realmente descubre
Sin palabras: su modo, Gemelos y Amantes inmortales!
ח Contempla, el Carruaje! A través del agua fluye
El Santo Grial, vida y éxtasis, del Vino y de la Sangre!
ט La Serpiente-León genera Dioses! Tu trono
La exuberante Bestia, nuestra Señora Babalón!
י Sumamente secreta semilla de todo el plano-serpiente de la Vida,
Virgen, el Eremita va, mudo Guardián.
כ Acelerada por sus energías triples, la Rueda
De la Fortuna gira: su Eje, inmóvil.
ל Ajuste! El ritmo se retuerce a través de cada acto.
Salvaje es la danza: su equilibrio es exacto.
מ En las Profundidades de la Madre del Océano el Hombre-Dios
Cuelga, Lámpara del Abismo Aeoniano.

נ Águila, y Serpiente, y Escorpión! La Danza
De la Muerte turbulenta Vida de Transe a Transe a Transe.
ס Disuelve, coagula! Por V.I.T.R.I.O.L. mostrado,
La Tintura, el Elixir, y la Piedra.
ע Sobre las cumbres el Buey-Dios
Salta en lujuria salvaje de éxtasis libre.
פ Boca, grita! Desencapucha los Halcones! El estruendo
De Universos destruyéndose en la Guerra!
ה Nuit, nuestra Señora de las Estrellas! Evento
Es todo Tu juego, sublime Experimento!
ק Luna-hechicera, sobre tu seno de sangre libre
el admirable Banco profético del Escarabajo de la Media-noche!
ר Sol, nuestro Padre! Alma de Vida y Luz,
Ama y juega libremente, sagrado en Tu visión!
ש Nuit, Hadit, Ra-Hoor-Khuit! El Aeon
De la Hija Gemela! Exulta, ó Empíreo!
ת La Nada se torna Todo para realizar la extensión
De la nada, ó Universo perfecto de Padre.