Astrología y Tarot: elementos y sub-elementos

LOS ELEMENTOS Y LOS SUB-ELEMENTOS

Los Elementos: Aire, Agua y Fuego son representados en los Arcanos Mayores: 0: “El Loco” –Aire-, XII: “El Colgado” –Agua- y el XX: “Aeon” –Fuego-. La Tierra está formada por los otros tres y se representa en el Arc. XXI: “El Universo” que también es en Astrología el planeta Saturno.

LAS CARTAS DE LA CORTE

Estas cartas constituyen un análisis pictórico de los poderes de los cuatro Elementos. Se refieren también al zodíaco, pero en lugar de atribuir los tres decanatos de cada signo a una carta, la influencia comienza con el último decanato de un signo y finaliza en el segundo decanato del siguiente. Existe otra dificultad: Se puede esperar que la atribución del elemento se armonice con la atribución zodiacal, pero no es así. Por ejemplo, sería de esperarse que la parte ígnea del Fuego se refiera al más activo de los signos del fuego, a saber, Aries. Por el contrario, ella representa el último decanato de Escorpio y los dos primeros de Sagitario que es la parte acuosa del fuego en el zodíaco, y la de influencia más suave.
La razón de ello es que en el dominio de los Elementos todas las cosas están mezcladas y confundidas; o, como el apologista podría decir: contra-hechas y contrabalanceadas. La conveniencia de esa doctrina es que esas cartas son adecuadas al ser descriptivas, de una manera aproximada y empírica, de tipos diversos de hombres diversos de hombres y mujeres. Se puede decir resumidamente que cualquiera de esas cartas constituye un retrato de la persona cuyo Sol, o cuyo signo Ascendente en su nacimiento, cae dentro de la atribución Zodiacal de la carta. Así, una persona nacida el 12 de octubre podría poseer muchas de las cualidades de la Reina de Espadas, en cambio si hubiese nacido luego de la media noche, ella tendría muchas características del Príncipe de Bastos.

Caracteres Generales de los Cuatro Dignatarios.

Los Caballeros representan los poderes del Fuego. Constituyen la parte más sublime, original y activa de la Energía del Elemento, motivo por el cual son representados montados a caballo y llevando una armadura completa. La acción de ellos es célere y violenta, pero pasajera. En el elemento Fuego, por ejemplo, el Caballero corresponde al Relámpago, en el Elemento Agua: la lluvia y las fuentes, en el Aire: el viento, en la Tierra: las Montañas.

Las Reinas son complementos de los Caballeros. Reciben, fermentan y trasmiten la energía original de su Caballero. Ligeras en la recepción de esa energía, las Reinas están también calificadas para durar por el período de su función. Pero ellas no son el producto final. Representan el segundo estadio en el proceso de creación del cual el cuarto y último estado es la realización material. Son representadas sentadas sobre tronos. Esto enfatiza el hecho de ser indicadas para ejercer funciones definidas.

Los Príncipes son los hijos de las Reinas (hijas de los antiguos Reyes). Son representados en un Carro que avanza para llevar a cabo la Energía combinada de sus Padres. Pues son el producto activo de la unión de ellos y su manifestación. Es la imagen intelectual de su unión. Su acción es consecuentemente más duradera que la de sus ascendentes. En un aspecto de hecho, el príncipe adquiere una relativa permanencia porque es el registro público de lo que fue hecho en secreto. Más allá de eso, el es el Dios que Muere redimiendo su novia en la hora y en virtud de su asesinato.

Las Princesas representan el producto final de la Energía original en su completud, su cristalización, su materialización. Representan, además, el contra-balance, la reabsorción de la Energía. Representan el silencio hacia el cual todas las cosas retornan. Son, al mismo tiempo permanentes y no-existentes. Un examen de la ecuación 0=2.

Querés aprender Tarot ? Tenemos 2 grupos: Los Jueves de 19 a 21 hs y los Miércoles de 10 a 12-.